Twitts de Bauman en contexto: viejas y nuevas dimensiones de la desigualdad

Zygmunt Bauman dio una conferencia el 23 de octubre de 2010 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, en el marco de la décima edición de Kosmopolis y un día después de recibir el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Bauman habló de las viejas y nuevas dimensiones de la desigualdad desde el lugar de quien sostiene que “hay múltiples culturas pero una sola humanidad”.

Las viejas dimensiones de la desigualdad son aquellas de la época de Ford en que la dependencia entre trabajadores y empresarios hacía que la desigualdad existente estuviera controlada dentro de ciertos límites mutuos. En aquella época, Ford no podía cambiar su centro de fabricación al sur de la India desde su laptop, dependía de los trabajadores locales a los que no convenía presionar demasiado. Pero, dice Bauman, cuando uno no depende del otro aparece la indiferencia por el otro. Y así la nueva dimensión de la desigualdad se caracteriza por el descontrol de los límites que distancian cada vez más a unos de otros.

Bauman habló de los unos y otros considerando a toda la humanidad y en dos sentidos de oposición: la distancia entre los ricos y los pobres a la interna de los países ricos (habló de países llamados desarrollados) y la distancia entre los países ricos y los países pobres (habló de países en vías de desarrollo). Durante años mientras la distancia entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo aumentó, la brecha entre los ricos y pobres a la interna de los países desarrollados disminuyó. Sin embargo, este movimiento se invirtió y la distancia entre países desarrollados y países en vías de desarrollo comenzó a reducirse en tanto la brecha entre ricos y pobres a la interna de los países se expandió.

A propósito de estos temas, Bauman preguntó al auditorio si era necesario recordar que “hace 20 años España era una economía emergente”. El sociólogo polaco hizo referencia a los años de crisis económica, con desempleo, cuando los ciudadanos de estas tierras eran los inmigrantes que llegaban a Latinoamérica donde había tierras vacías o “que podían ser tratadas como vacías”. Pero en ese momento de inmigración española a Latinoamérica, recordó Bauman, Europa era el único lugar moderno del mundo y por tanto los trabajadores sobraban sólo ahí. Hoy el mundo es diferente.

Considera que esta problemática y estas diferencias, a largo plazo, sólo se pueden resolver planteando soluciones globales: "hay que buscar soluciones globales a problemas creados globalmente". El asunto es quién lo va llevar a cabo, enfatiza Bauman.

Bauman cuantificó esa distancia entre países ricos (desarrollados) y pobres (en vías de desarrollo): 5% de los países ricos son propietarios del 80% de los bienes producidos en el planeta, y al cierre de su conferencia citó a José Saramago y dijo que ya es hora de preguntarnos “cuántos hombres pobres hay que hacer, para crear a un rico.”


La semana que viene pondrán la conferencia online en el CCCB.
Editorial de NYT (13/10/2010) a la que refirió Bauman: The next Bubble
Bauman, a Barcelona TV3

Labels:

Zygmunt Bauman dio una conferencia el 23 de octubre de 2010 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, en el marco de la décima edición de Kosmopolis y un día después de recibir el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Bauman habló de las viejas y nuevas dimensiones de la desigualdad desde el lugar de quien sostiene que “hay múltiples culturas pero una sola humanidad”.

Las viejas dimensiones de la desigualdad son aquellas de la época de Ford en que la dependencia entre trabajadores y empresarios hacía que la desigualdad existente estuviera controlada dentro de ciertos límites mutuos. En aquella época, Ford no podía cambiar su centro de fabricación al sur de la India desde su laptop, dependía de los trabajadores locales a los que no convenía presionar demasiado. Pero, dice Bauman, cuando uno no depende del otro aparece la indiferencia por el otro. Y así la nueva dimensión de la desigualdad se caracteriza por el descontrol de los límites que distancian cada vez más a unos de otros.

Bauman habló de los unos y otros considerando a toda la humanidad y en dos sentidos de oposición: la distancia entre los ricos y los pobres a la interna de los países ricos (habló de países llamados desarrollados) y la distancia entre los países ricos y los países pobres (habló de países en vías de desarrollo). Durante años mientras la distancia entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo aumentó, la brecha entre los ricos y pobres a la interna de los países desarrollados disminuyó. Sin embargo, este movimiento se invirtió y la distancia entre países desarrollados y países en vías de desarrollo comenzó a reducirse en tanto la brecha entre ricos y pobres a la interna de los países se expandió.

A propósito de estos temas, Bauman preguntó al auditorio si era necesario recordar que “hace 20 años España era una economía emergente”. El sociólogo polaco hizo referencia a los años de crisis económica, con desempleo, cuando los ciudadanos de estas tierras eran los inmigrantes que llegaban a Latinoamérica donde había tierras vacías o “que podían ser tratadas como vacías”. Pero en ese momento de inmigración española a Latinoamérica, recordó Bauman, Europa era el único lugar moderno del mundo y por tanto los trabajadores sobraban sólo ahí. Hoy el mundo es diferente.

Considera que esta problemática y estas diferencias, a largo plazo, sólo se pueden resolver planteando soluciones globales: "hay que buscar soluciones globales a problemas creados globalmente". El asunto es quién lo va llevar a cabo, enfatiza Bauman.

Bauman cuantificó esa distancia entre países ricos (desarrollados) y pobres (en vías de desarrollo): 5% de los países ricos son propietarios del 80% de los bienes producidos en el planeta, y al cierre de su conferencia citó a José Saramago y dijo que ya es hora de preguntarnos “cuántos hombres pobres hay que hacer, para crear a un rico.”


La semana que viene pondrán la conferencia online en el CCCB.
Editorial de NYT (13/10/2010) a la que refirió Bauman: The next Bubble
Bauman, a Barcelona TV3

Labels:

Translate this page